martes, 11 de octubre de 2011

Ética Bodística 101:: Lo que tus damas quieren y no se atreven a decir

¡Hola! Mi celular está perdido, pero ¿cómo están ustedes?

No sabía cuánto mi Iphone influía en mi estado de ánimo hasta que ya no estaba cerca de mí. A la persona que lo tiene, y no me lo quiere devolver, tengo dos palabras que decirte: Que feo.

Hablando de otros temas, cuántas saben la mezcla de emociones que se siente ser parte del séquito de una boda. Casi siempre sucede igual, mientras que al principio te sientes súper contenta y honrada con el puesto, acercándose la fecha te sientes una bola de estrés en la garganta que lo que te dan ganas es de llorar, gritar y hasta renunciar. Entre los favores que te pide la novia, el choque de personalidades con las otras damas, los gastos de la vestimenta, preparativos del bridal shower y el regalo para los novios… como que mucho, ¿no? Es por esto que quiero hablar de la ética escondida detrás de las bodas. Hoy, dándole una manita a las damas. 

A mis novias preciosas, si quieren que todo el asunto con sus damitas corra suave y llevadero, consideren esto:




{Pídelo nice} Qué está mal con esta frase: “Ay, chica sabes qué, mi novio esta aferrado en tener cuatro de sus panas como caballeros y yo solo tengo tres amigas. Quiero que el séquito esté parejo asique, ¿quieres ser una de mis damas?” Uyy… nadie quiere ser relleno. Este es solo un ejemplo de muchos. Así que, por favor, desde el momento en que le pidas a una de tus chicas para ser dama, demuéstrale cuán especial sería para ti que lo fuera.

{Permíteles escoger su traje} Está fuerte invertir cantidades de tres dígitos para un traje que se quedará en el closet muerto de la risa. Muchas novias han optado por solo indicar el color que desean para los trajes de sus damitas, para que ellas se encarguen del resto. Si para ti no es gran cosa que todas se vean idénticas, qué tal si las dejas escoger su trajecito. Nada más por ahorrarte todo el rollo de tratar de complacer el gusto, tipo de cuerpo y presupuesto de todas, lo vale.

{Háblales de tus expectativas} Hablando se entiende la gente. Muchas, simplemente, no saben que ser dama no significa desfilar sin caerse y verse bonita en el altar. No las culpes si nunca fuiste específica con lo que esperabas de ellas. Envíales por email un listado de cosas con las que te pueden ayudar. Co-mu-ni-ca-ción, la llave para un matrimonio exitoso, y también para un séquito feliz.

{Agradéceles con un detalle} Ni creas que fue pan comido acompañarte a tus compromisos, calmarte cuando estabas histérica y prepararte la despedida de soltera de tu vida. Un detallito de agradecimiento vale mucho. Supe de una novia que compró en la, buena, bonita y barata, tienda Forever 21, pantallitas y sortijas, que sabía iban de show con los trajes de sus damas. El día de la boda, les repartió postales de agradecimiento y colocó todas las prendas en una canastita para que ellas escogieran sus favoritas. ¡Súper lindo!

A las que nos merecemos un trofeo por haber cumplido con éxito nuestro rol de dama, ¿se me queda alguna cosa que quisieran añadir a esta listita?

Que disfruten el resto de su tarde. ¡Un beso grande!

..............................

Foto: Anna Bond / Rifle Design

1 comentario:

Aivlis dijo...

Que buena idea!!!
Tienes razón en todo, y sobre todo en la comunicación, es fundamental.

Muy buena entrada.

Espero que te den pronto tu teléfono!

Besos!